miércoles, noviembre 09, 2005

La vida es un paisaje


La vida es un paisaje lleno de espejos
y en cada uno de ellos nos vemos reflejados.
Somos siluetas de cartón,
antojos del alma y de la piel,
sueños inmortales,
a veces distintos, a veces iguales...
Y en un recóndito lugar de esos espejos,
tú y yo nos encontramos,
como se encuentran trasnochadas dos estrellas
sobre un inmenso mar de desencantos.

-Viviane Nathan-

domingo, noviembre 06, 2005

Un nuevo día brillará.



El horizonte se perfila oscuro sin opción,
los cuerpos que antes fueron uno rompen esa unión.
Dejaron paso a la indeferencia y decepción,
ya sé que era parte de un acuerdo efímero.

Quiero ver el rojo del amanecer,
un nuevo día brillará
y se llevará la soledad.
Quiero ser el rojo del amanecer,
el sol de nuevo brillará
y se llevará la soledad
que en mí se quiere instalar.

Acuden a mi mente imágenes de tí, de mí,
son tan intensas y reales que me hacen sufrir,
no sé cómo consigo soportar la situación
de un juego con final previsto entre tú y yo.

Quiero ver...

-Luz-

jueves, noviembre 03, 2005

Voy a apagar la luz




Voy a apagar la luz
para quedarme a oscuras con tu rostro,
para inventar de nuevo aquel instante:
intimidad etérea y fulminante,
piel en la voz,
voz en el canto,
en la mirada...
Voy a apagar la luz
porque la oscuridad me obliga a dibujarte,
me da la dulce libertad de juntar las ternuras,
de calcar las ansias y borrar las soledades...
Voy a apagar la luz
para pensar en tí.

-Viviane Nathan-

(El título de la canción de A. Manzanero: "Voy a apagar la luz para pensar en tí..." fué prestado a Viviane para titular con él, su anterior poema.)


martes, noviembre 01, 2005

No creo en realidades.




Me costó, pero por fin, gracias a "ella", lo conseguí... uno de los libros de mi uruguaya preferida: Viviane Nathan, "Tiempo justo"... ya es mío.
Hermoso libro de poemas, desgarrados, bellos, íntimos, denunciadores, comprometidos y críticos. Se sienten, te inundan, te llegan muy adentro.
Iré colgando algunos de los que más me gustan, para así hacer párticipe de su obra a todo aquél que quiera leerlos y así conocerla más y disfrutar con ella -como yo lo hago-, de su radiante y espléndida humanidad...

Soñamos siempre.
Soñamos con el alma infantil y los ojos abiertos.
Sentimos como se nos va
dulcemente,
torpemente,
lentamante,
frágil y constante
la vida recièn vivida.
Se nos va para siempre,
adherida a espasmos, contradicciones y latidos...
Soñamos con ser inmortales,
bienamados y felices.
¿Cómo será el futuro?
¿Vendrá acaso pisando los caminos
con un fuerte crujir de hojas secas a su paso?
¿O los dioses azules del destino
decidiran enviarme un ramillete
de estrellas luminosas y fugaces?
¿Tejeré poemas a mis nietos
o moriré mañana en la mañana?
¿Como será la mía
o acaso ya habrá sido?
Yo seguiré por los anchos senderos de la mente
adormeciendo el alma
bajo el sol dorado de mis sueños...
Quiero adentrarme en mis grandiosos castillos
y derrumbarme con ellos.
No creo en realidades
porque esas son los sueños de los demás
que llegaron primero.

-Viviane Nathan-

miércoles, octubre 26, 2005

Tu alma




El alma es igual que el aire.
Con la luz se hace invisible,
perdiendo su honda negrura.
Sólo en las profundas noches
son visibles alma y aire.
Sólo en las noches profundas.
Que se ennegrezca tu alma
pues quieren verla mis ojos.
Oscurece tu alma pura.
Déjame que sea tu noche,
que enturbie tu transparencia.
¡Déjame ver tu hermosura!

-Manuel Altolaguirre-

martes, octubre 25, 2005

Estar contigo




Hoy puedo estar contigo,
he deseado para ti todo el bien
y me acompaña la bondad del amor.
A ti te debo, gozar en soledad
la compañía más difícil del hombre,
la que tiene consigo mismo.
.
No me causa miedo reconocerme,

ni busco a nadie, no.
Le has dado a mi semblante sin saberlo
una luz interior que me hace fuerte,
para vencer mayores soledades.


-Manuel Altolaguirre-

jueves, octubre 20, 2005

Poetas




Los poetas son hombres que han conservado sus ojos de niño...

-Alphonse Daudet-

miércoles, octubre 19, 2005

Perfumes.




En una tarde, como tantas tardes,
y en un gran parque de ciudad lejana,
para evadirse del rumor ajeno
conmigo misma paseando estaba.

Era el frescor intenso, se veían
sobre los verdes las señales de agua,
agua primaveral que da a la tierra
cierta sensualidad que nos exalta.

En un remanso del florido parque,
junto a un banco de piedra verde y blanca,
un gran rosal lucía en la penumbra
-la tarde ese momento declinaba-.
Me senté a reposar y ancho perfume
sentí que en mis sentidos se adentraba.
y se me vino al alma extraña angustia.
El ala de un recuerdo aleteaba...
¡Ah, sí, ya. sí!... ¡Perfume de unas rosas!...
¡Otro país!... ¡El mío!... ¡Ya llegaba
a comprender por qué!...

¡Era en sus brazos

donde un perfume igual yo respiraba!


-Concha Mendez-

martes, octubre 18, 2005

Medir las palabras




Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas.

-Abraham Lincoln-

lunes, octubre 17, 2005

Tiempo




Tiempo es una palabra
que empieza y que se acaba,
que se bebe y se termina,
que corre despacio y que pasa deprisa.

Tiempo es una palabra
que se enciende y que se apaga.
Ni se tiene ni se atrapa,
no se gira ni se para.

El tiempo no se detiene,
ni se compra ni se vende.
No se coge ni se agarra,
se le odia o se le quiere.

Al tiempo no se le habla,
ni se escucha ni se calla.
Pasa y nunca se repite
ni se duerme y nunca engaña.

Tiempo para entender, para jugar, para querer.
Tiempo para aprender, para pensar, para saber.

Un beso dura lo que dura un beso.
Un sueño dura lo que dura un sueño.
El tiempo dura lo que dura el tiempo,
curioso elemento el tiempo.

El tiempo sopla cuando sopla el viento.
El tiempo ladra cuando ladra el perro.
El tiempo ríe si tu estás riendo...
Curioso elemento el tiempo.

-Jarabe de Palo-

domingo, octubre 16, 2005

Castillos en el aire




Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.
Henry David Thoreau

sábado, octubre 15, 2005

A sangre y fuego




No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte, cuando no te espero,
pasa mi corazón del frío al fuego.
Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin y odiándote te ruego.
Y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumiré la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.
En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero amor, a sangre y fuego.

-Pablo Neruda-

viernes, octubre 14, 2005

Por si acaso




Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda. Me gustaria decirte cuanto te quiero, he querido y que nunca te olvidaré.

-Gabriel García Márquez-


jueves, octubre 13, 2005

Silencio




Así como del fondo de la música brota una nota,
que mientras vibra, crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece.
Brota del fondo del silencio otro silencio,
aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende.
Y mientras sube, caen recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes.
Y queremos gritar y en la garganta,
se desvanece el grito:
Desembocamos al silencio,
en donde los silencios enmudecen.

Octavio Paz

miércoles, octubre 12, 2005

Solitario como una nube




Iba solitario como una nube
que flota sobre valles y colinas.
Cuando de pronto, ví una muchedumbre
de dorados narcisos: Se extendían
junto al lago, a la sombra de los árboles,
en danza con la brisa de la tarde.

Reunidos como estrellas que brillaran
en el cielo lechoso del verano,
Poblaban una orilla junto al agua,
dibujando un sendero ilimitado.
Miles se me ofrecían a la vista,
moviendo sus cabezas danzarinas.

El agua se ondeaba, pero ellos
mostraban una más viva alegría.
¿Cómo, si no feliz, sería un poeta
en tan clara y gozosa compañía?
Mis ojos se embebían, ignorando
que aquel prodigio suponía un bálsamo.

Porque a menudo, tendido en mi cama,
pensativo o con ánimo cansado,
los veo en el ojo interior del alma
que es la gloria del hombre solitario.
Y mi pecho recobra su hondo ritmo
y baila una vez más con los narcisos.

WILLIAM WORDSWORTH

martes, octubre 11, 2005

¿Confundiste el mar?



Cuanto tiempo he de esperar
para tenerte bajo la luna.
Besar tu piel que es de aceituna...

Cuantos años pasarán
sin que te acune como a un tesoro,
peinar tu pelo que es de oro...

Me paso la noche en vela,
como la vez primera en que te vine yo a rondar.
No quedan luces en el puerto,
así que estaré atento por si confundiste el mar...

Dices que es para mejor,
que la distancia es el olvido.
Yo solo quiero estar contigo.

No me importara esperar por tu recuerdo.
Vuelan gaviotas, guitarras, niños, amapolas...

Me paso la noche en vela
como la vez primera en que te vine yo a rondar.
No quedan luces en el puerto,
así que estaré atento por si confundiste el mar...

Que la distancia es el olvido.
Yo solo quiero estar contigo.

Me paso la noche en vela
como la vez primera en que te vine yo a rondar.
No quedan luces en el puerto,
así que estaré atento por si confundiste el mar...
El mar, el mar...


-Guaraná-

domingo, octubre 09, 2005

Aclaración

Me gustaria deciros a cuantos venís a verme y navegais con Explorer, que por no sé que extraña razón la apariencia de mi blog, se ve enrevesada y confusa. Con caracteres y tamaños anárquicos y a veces emborronados. El motivo es que yo navego con Mozilla, allí se ve todo con normalidad y no alcanzo a reparar las diferencias entre ambos navegadores.
Si alguien supiera como se puede hacer eso, le ruego me lo apunte y lo repararé de inmediato. Os agradezco a todos y más a los que me leeis mal, vuestra continua dedicación y cariño.
Para todos un abrazo. Marrakech

sábado, octubre 08, 2005

De piedra




De piedra, los que no lloran.
Yo nunca seré de piedra.
Lloraré cuando haga falta.

Canto, río, con tus aguas

De piedra, los que no gritan.
De piedra, los que no ríen.
De piedra, los que no cantan.

Yo nunca seré de piedra.
Gritaré cuando haga falta.
Reiré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta.

Canto, río, con tus aguas

Espada, como tú, río.
Como tú también, espada.
También, como tú, yo, espada.

Espada, como tú, río,
blandiendo al son de tus aguas:

De piedra, los que no lloran.
De piedra, los que no gritan.
De piedra, los que no ríen.
De piedra, los que no cantan

Rafael Alberti

miércoles, octubre 05, 2005

Dímelo tú





No me vengas con que el tiempo cura todo y bla, bla, bla,
porque lo único que hace es engañar
y las heridas son las mismas, una a una y mil a mil,
escondidas pero siempre están ahí.
Y ahora dime que lo olvide, como lo olvidaste tu,
que mañana volvera a salir el sol.
Y aunque sé que nadie escapa y de haber sido lo peor,
yo también, pero tú ahora dime, como lo hago yo...
No sé bien que es lo más fácil,
no se de que agua beber,
si ser víctima en silencio, o verdugo a toda voz.
No me digas que no importa,
que fué una estupidez,
yo decido como y cuanto estrujarme el corazón.
Fuera todo lo aprendido, confianza y lo demás,
como arreglar el desastre que ahora soy.
Y aunque sé que nadie escapa y de haber sido lo peor,
yo también, pero tú ahora dime, como lo hago yo...
Y las dudas a mis años me atraviesan,
porque no sé si uno es como se ve,
con su parte mala o buena hasta los huesos,
o quizás sea tan solo, como tú me quieras ver.
Devastado como un piso por el fuego y el calor,
encharcado como nuestra habitación.
Y aunque sé que nadie escapa y de haber sido lo peor,
yo también, pero tú ahora dime, como lo hago yo...
yo también, pero tu ahora dime, como lo hago yo...


-Revólver-

sábado, octubre 01, 2005

Decir, hacer



Entre lo que veo y digo,
entre lo que digo y callo,
entre lo que callo y sueño,
entre lo que sueño y olvido:
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no,
dice lo que callo,
calla lo que digo,
sueña lo que olvido.
No es un decir, es un hacer.
Es un hacer que es un decir:
La poesía.
Se dice y se oye, es real.
Y apenas digo:
es real, se disipa.
¿Así es más real? idea palpable,
palabra impalpable:
La poesía.
Va y viene entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos y los desteje.
La poesía.
Siembra ojos en las páginas,
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan,
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír los pensamientos,
ver lo que decimos,
tocar el cuerpo de la idea.
Los ojos se cierran,
las palabras se abren.

-OCTAVIO PAZ-

viernes, septiembre 30, 2005

Monstruos




La indiferencia hace sabios y la insensibilidad... monstruos.

Denis Diderot

Certezas




La nada es un infinito que nos envuelve. Venimos de allá y allá nos volveremos. La nada es un absurdo y una certeza; no se puede concebir, y, sin embargo... es.

Anatole France

miércoles, septiembre 28, 2005

Abrazos.




Me preguntaron el otro día con lágrimas en los ojos, que como decirle a un niño sin mentirle que se ha muerto su mascota o algo peor...
No encontré palabras adecuadas para eso. Pensé que yo solo podría abrazarle muy, muy fuerte sin hablar y pensé tambien, que no hay mejor consuelo para cualquiera que un abrazo apretado, silencioso, sincero y largo.
Tan solo eso fué lo que se me ocurrió contestar, tan solo el darle en silencio un gran abrazo...


martes, septiembre 27, 2005

Dulce experimento I

Se le ocurrió a Viviane, deliciosa poetisa uruguaya, el que uniéramos en posts comunes su sublime arte de reunir palabras con las imágenes que yo escogiera. Confiando generosa que lograría por mi parte corresponderle en belleza a su brillante poesía. No creo conseguir eso, pero sí quiero acceder a sus deseos porque ellos son para mí un privilegio que le agradezco.
Espero que disfruteis tanto como yo con su dulzura y su verbo...




Nada mas esto,
me vuelco,
me abro entera,
me entrego...

Mañana ya no sabre de mi
porque se muere uno, a veces,
cuando se pierde la intimidad del canto
y la ternura - de repente -.

Te das cuenta, entonces,
por milésima vez
que estas solo
más que siempre:
como antes de nacer...


viviane nathan, del libro "ansiedades de mujer con el rostro a la intemperie", 1985


Dulce experimento II




Voy a sembrar un mimo
debajo de la sonrisa
para ver si crece un árbol
o un abrazo,
porque estoy así:
repetida en la tristeza
en esta absurda sensación de lugar deshabitado
en la infinita soledad de las estrellas...


viviane nathan, del libro "ansiedades de mujer con el rostro a la intemperie", 1985

Dulce experimento III.




PERIODO BAJO

Me reconforta saber
que hay caminos inmutables,
donde los dioses juegan ordenadamente
como niños viejos...

Me reconforta (pero no me concierne)
porque mi certeza es una sola
y estalla continua y vertical
en esta tierra fertil de polvo y agua.

Me reconforta pensar
que existen soledades blancas,
horizontes desgarrados,
galaxias silenciosas en mis manos...

Me reconforta vivir, secretamente,
junto al rebaño de los mansos,
mientras dure y termine
este final desesperado.


viviane nathan, del libro "ansiedades de mujer con el rostro a la intemperie", 1985


Dulce experimento IV




Se desliza la voz
en el amanecer violeta
de los dias ajenos al sol que los despierta...

Se deshacen las frases repetidas
y permanece, luego,
en el firmamente claro bajo el cielo,
salpicada de brillos tenues y fugaces,
la esencia pura de la vida.


viviane nathan, del libro "ansiedades de mujer con el rostro a la intemperie", 1985

Dulce experimento V.




Tu piel me recuerda
los campos vírgenes de un cielo insondable
(allá: donde las caricias no tienen destino)

Y la profunda quietud de un amanecer
sobre los rios de tu rostro de hombre,
hombre - niño
hombre - alma,
hombre de horas largas
como la espera de un dia que no llega...

Tu piel tiene el sabor de un cafe caliente
muy temprano en la mañana,
y es espontánea
como el súbito gesto de la gaviota
que se abre en vuelo de alas y nubes blancas...

Tu piel se arruga y se extiende
y se parece, de pronto, a una sabana tibia
donde me encojo y me vuelvo punto,
y penetro los poros para alcanzar,
aunque sea por un momento,
las esquinas proximas de tu alma.

Luego regreso al mundo de las palabras
y, hecha flor,
broto a traves de ti
(como si la primavera se hubiera enredado
para siempre en tu cuerpo).

Regreso solo para escribir este verso
apurada y sin aliento...
La piel interior de tu piel
es como la honda vertical de un cielo sin mareas...

Es como...No se...
Olvido lo que iba diciendo
mientras escalo los abismos interiores
para ahondarme cada vez mas
en el significado de tu ser.

Digo tu piel y siento,
siento tu piel y vivo,
vivo tu piel, en tu piel,
debajo de ella.

Pegada a su nombre y a su esencia...
Sobre tu piel me encuentro
y también recorro sus adentros...

Pero hoy mi poema es un lago que se hunde en silencio
porque ya tu piel no es historia compartida,
porque en mi contemplación ausente
solo puedo pronunciarla
y dibujarla en un verso...

Porque en este momento
tu piel se parece a la inmensa soledad
que me presiente...y presiento.

Porque por no encontrarla,
y, como ves, por necesitarla tanto,
la invento.


viviane nathan, del libro "ansiedades de mujer con el rostro a la intemperie", 1985

domingo, septiembre 25, 2005

¡YEEEAAAAHHHHH.......!





Campeón del mundo a los 24...
¡Cuanta gloria nos has dado Nano!


¡¡¡GRACIAS!!!


sábado, septiembre 24, 2005

Es por tí...




Es por tí que veo ríos
donde sólo hay asfalto,
es por tí que hay océanos
donde solo había charcos...

Es por tí,
que soy un duende cómplice
del viento
que se escapa de madrugada,
para colarse por tu ventana.

Es por tí que no hay cadenas,
si sigo el ritmo de tus caderas,
es por tí que rozo la locura,
cuando navego por tu cintura...

Y decirte...
tus labios son de seda,
tus dientes del color
de la luna llena.
Tu risa la sangre
que corre por mis venas,
tus besos la tinta
de mis versos...
que siempre te cuentan.

Es por tí que veo ríos
donde sólo hay asfalto,
es por tí que hay océanos,
donde sólo había charcos...

-Cómplices-

viernes, septiembre 23, 2005

Sueño roto...




Noche tras noche,
en la oscuridad de mi cuarto.
Sueño contigo.
Sueño que estás en un mundo muy lejano al existente.
Sueño que estás conmigo.
Pero no es un sueño,

porque no he dormido.
Con mis ojos cansados
creyendo en esta oscuridad,
me confundo fácilmente.
Pensé que al cerrar los ojos yo dormía,
noche tras noche

busco tu cuerpo al lado mío
y me pierdo en el mar de sabanas vacías...
Que me hace luego temblar,
aterroriza todo mi ser, el no poderte hallarte.
Tengo miedo...

-Isidore Ducasse-

jueves, septiembre 22, 2005

Adopción...




Siempre admiré a quienes adoptan a un niño. Mucho más a quienes lo hacen teniendo además hijos biológicos. Y cuando el niño adoptado tiene alguna deficiencia o minusvalía... esos nuevos padres tienen para mí uno de los mayores valores que pueda tener un ser humano.
También me he preguntado siempre, que sentirán esos pequeños -antes de sentir su amor y calor- cuando se los entregan a unos adultos extraños, aún siendo su situación quizá penosa, triste o solitaria, sentiran miedo, desamparo y extrañeza los pobrecitos.
Es una hermosísima acción digna de todo valor y me encanta pensar que en pocos días, esos niños se volverán más alegres y se sentirán los más queridos del mundo, porque con toda certeza podría asegurarse que lo son.
Mi homenaje a esos seres tan generosos... a los padres adoptivos.

miércoles, septiembre 21, 2005

Profundidades...




Viejo océano... no sería del todo imposible que escondieras en tu seno futuros beneficios para el hombre. Ya le has dado la ballena.
No dejas adivinar fácilmente a los ojos ávidos de las ciencias naturales los mil secretos de tu íntima estructura. Eres modesto...
El hombre sin embargo se jacta continuamente, y sólo de minucias...
¡Te saludo, viejo océano!

-Isidore Ducase-

martes, septiembre 20, 2005

Mentiras piadosas...




Me miraste a los ojos, penetrando,
en lo más profundo de mi alma.
El cristal azul de tus pupilas,
me mostraba, mi imagen reflejada.
.
Me miraste y pediste temblorosa
que un te amo, saliera de mis labios,
pero ellos ya no tienen más palabras
pues los golpes de la vida los han cerrado.
.
Me miraste y tu pelo se erizaba,
y una gota redonda en tu pupila
que brotó, de un corazón roto
y cayó recorriendo tu mejilla.
.
Me miraste y tu rostro empapado
me exigía una palabra, una respuesta,
y mentí diciéndote te amo
por ganar de tu cara una sonrisa...

Walt Whitman


Hay quien a veces hace eso por no enfrentar la verdad y después salir huyendo. Consiguiendo con su mentira no alimentar las sonrisas, si no hacer crecer desamores, frustraciones, tristezas y desamparos...


lunes, septiembre 19, 2005

Remembranzas.




-Trece de Julio de 1798-

¡Cinco años han pasado
y sus veranos largos como inviernos!
Y oigo de nuevo estas aguas correr
desde sus fuentes con un suave murmullo.
También veo estas altas colinas escarpadas
cuya imagen salvaje y solitaria
propicia solitarios pensamientos
y une el lugar con la quietud del cielo.
Por fin, hoy es el día en que descanso
bajo este oscuro árbol y contemplo que ahora,
con sus frutos inmaduros,
visten un verde intenso
y se abandonan entre soto y maleza.
Al cabo miro estos setos escasos,
más bien líneas de bosque asilvestrado,
aquellas granjas verdes hasta la puerta misma,
el humo que asciende silencioso entre los árboles
como el incierto aviso de un errante buhonero.
De los bosques despoblados
o cueva de ermitaño donde aguarda
alguien junto al hogar...)

(...Y si entonces estoy
donde no pueda ya escuchar
tu voz ni ver tus ojos refulgentes
con la vida pasada, tú podrás
recordar que en la orilla de este río
unidos estuvimos y que yo,
adorador de la Naturaleza,
llegué hasta aquí gozoso en tal servicio,
incluso con mayor celo y amor santo.
Y también recordarás que tras los muchos viajes,
muchos años de ausencia, estos peñascos
y estos bosques y esta escena bucólica,
me fueron amables por sí mismos y por ti...

...
...Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores, no hay que afligirse, porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo.

( William Wordsworth)

domingo, septiembre 18, 2005

Si fuera ella.




Ella, se desliza y me atropella
y aunque a veces no me importe,
sé que el día que la pierda,
volveré a sufrir por ...
Ella, que aparece y que se esconde,
que se marcha y que se queda,
que es pregunta y es respuesta,
que es mi oscuridad, mi estrella.

Ella, me peina el alma y me la enreda,
va conmigo pero no sé donde va.
Mi rival, mi compañera,
que está tan dentro de mi vida
y a la vez está tan fuera.
Sé que volveré a perderme
y la encontraré de nuevo,
pero con otro rostro y otro
nombre diferente y otro cuerpo...
Pero sigue siendo ella, que otra vez me lleva,
nunca me responde, si al girar la rueda ...

Ella, se hace fría y se hace eterna,
un suspiro en la tormenta,
a la que tantas veces le cambió la voz.
Gente que va y que viene y siempre es ella,
que me miente y me lo niega,
que me olvida y me recuerda.
Pero, si mi boca se equivoca,
pero, si mi boca se equivoca y
al llamarla nombro a otra,
a veces siente compasión
por este loco, ciego y loco corazón.

Sea lo que quiera Dios que sea,
mi delito es la torpeza de ignorar
que hay quien no tiene corazón.
Y va quemando, va quemándome y me quema.
Y, ¿si fuera ella?...

¿Era? ¿quién me dice, si era ella?
Y, si la vida es una rueda y va girando
y nadie sabe cuándo tiene que saltar.
Y la miro y... ¿si fuera ella?, ¿si fuera ella?.

Y... ¿si fuera ella?

-Alejandro Sanz-

sábado, septiembre 17, 2005

Esencia


"Los ojos son el punto donde se mezclan alma y cuerpo "

-CHRISTIAN HEBBEL-

viernes, septiembre 16, 2005

Amigos




El verdadero amigo es aquél que está a tu lado, cuando preferiría estar en otra parte...
-Len Wein-

Loco por verte.




Tan cansado de esperarte
y tan ansioso de abrazarte,
como ayer y tan loco por tenerte,
tan febril, tan impaciente, como ayer.

Quiero amarnos tan a ciegas, sí,
besar tus manos, tocar tu boca, sentir tu piel...

Revivir en nuestra cama
el dulce drama del cuerpo yéndose...
Tu eres agua y yo soy fuente
y fluyo con tu corriente, yéndome...

Porque sin tí seré como el rio, no tendré nada mío.
Tu serás la ola que se pierde tan sola,
malherido mi corazón,
ha perdido ya la razón.
Y es que si no vuelves más
siento que voy a volverme loco,
loco por verte...

Sólo sueño acariciarte,
como hierba rodearte,
hombre y mujer.
Con el mundo en la mirada
y mi cuerpo en tu alma, derramándose...
abrasarnos tan a ciegas, sí.
Besar tus manos, tocar tu boca comer tu piel...

Porque sin tí seré como el río,
no tendré nada mío...
Tú serás la ola que se pierde tan sola,
malherido mi corazón,
ha perdido ya la razón.

Pobre río, no tendré nada mío ...
pobre ola que se pierde tan sola,
malherido mi corazón
ha perdido ya la razón.
Siento que no vuelves más
y pienso que voy a volverme loco,
loco por verte...

Y perderme en tu cintura,
recorrerte tan desnuda, savia para mi sed.
Abrazarnos siempre a ciegas, sí.
Besar tus manos, beber tu boca, comer tu miel...

Y si no vuelvo jamás a verte
y para siempre eternamente
serás un río que se aleja del mío,
yo seré la ola que se quiebra tan sola
solos, tristes, sin porvenir
y ya tan sólo poder sentir...

Manolo Tena

jueves, septiembre 15, 2005

Legados




Hay dos legados perdurables que podemos transmitir a nuestros hijos: uno son raíces, el otro son alas...
Hodding Carter