miércoles, octubre 26, 2005

Tu alma




El alma es igual que el aire.
Con la luz se hace invisible,
perdiendo su honda negrura.
Sólo en las profundas noches
son visibles alma y aire.
Sólo en las noches profundas.
Que se ennegrezca tu alma
pues quieren verla mis ojos.
Oscurece tu alma pura.
Déjame que sea tu noche,
que enturbie tu transparencia.
¡Déjame ver tu hermosura!

-Manuel Altolaguirre-

martes, octubre 25, 2005

Estar contigo




Hoy puedo estar contigo,
he deseado para ti todo el bien
y me acompaña la bondad del amor.
A ti te debo, gozar en soledad
la compañía más difícil del hombre,
la que tiene consigo mismo.
.
No me causa miedo reconocerme,

ni busco a nadie, no.
Le has dado a mi semblante sin saberlo
una luz interior que me hace fuerte,
para vencer mayores soledades.


-Manuel Altolaguirre-

jueves, octubre 20, 2005

Poetas




Los poetas son hombres que han conservado sus ojos de niño...

-Alphonse Daudet-

miércoles, octubre 19, 2005

Perfumes.




En una tarde, como tantas tardes,
y en un gran parque de ciudad lejana,
para evadirse del rumor ajeno
conmigo misma paseando estaba.

Era el frescor intenso, se veían
sobre los verdes las señales de agua,
agua primaveral que da a la tierra
cierta sensualidad que nos exalta.

En un remanso del florido parque,
junto a un banco de piedra verde y blanca,
un gran rosal lucía en la penumbra
-la tarde ese momento declinaba-.
Me senté a reposar y ancho perfume
sentí que en mis sentidos se adentraba.
y se me vino al alma extraña angustia.
El ala de un recuerdo aleteaba...
¡Ah, sí, ya. sí!... ¡Perfume de unas rosas!...
¡Otro país!... ¡El mío!... ¡Ya llegaba
a comprender por qué!...

¡Era en sus brazos

donde un perfume igual yo respiraba!


-Concha Mendez-

martes, octubre 18, 2005

Medir las palabras




Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de ellas.

-Abraham Lincoln-

lunes, octubre 17, 2005

Tiempo




Tiempo es una palabra
que empieza y que se acaba,
que se bebe y se termina,
que corre despacio y que pasa deprisa.

Tiempo es una palabra
que se enciende y que se apaga.
Ni se tiene ni se atrapa,
no se gira ni se para.

El tiempo no se detiene,
ni se compra ni se vende.
No se coge ni se agarra,
se le odia o se le quiere.

Al tiempo no se le habla,
ni se escucha ni se calla.
Pasa y nunca se repite
ni se duerme y nunca engaña.

Tiempo para entender, para jugar, para querer.
Tiempo para aprender, para pensar, para saber.

Un beso dura lo que dura un beso.
Un sueño dura lo que dura un sueño.
El tiempo dura lo que dura el tiempo,
curioso elemento el tiempo.

El tiempo sopla cuando sopla el viento.
El tiempo ladra cuando ladra el perro.
El tiempo ríe si tu estás riendo...
Curioso elemento el tiempo.

-Jarabe de Palo-

domingo, octubre 16, 2005

Castillos en el aire




Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.
Henry David Thoreau

sábado, octubre 15, 2005

A sangre y fuego




No te quiero sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte, cuando no te espero,
pasa mi corazón del frío al fuego.
Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin y odiándote te ruego.
Y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumiré la luz de enero,
su rayo cruel, mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.
En esta historia sólo yo me muero
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero amor, a sangre y fuego.

-Pablo Neruda-

viernes, octubre 14, 2005

Por si acaso




Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda. Me gustaria decirte cuanto te quiero, he querido y que nunca te olvidaré.

-Gabriel García Márquez-


jueves, octubre 13, 2005

Silencio




Así como del fondo de la música brota una nota,
que mientras vibra, crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece.
Brota del fondo del silencio otro silencio,
aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende.
Y mientras sube, caen recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes.
Y queremos gritar y en la garganta,
se desvanece el grito:
Desembocamos al silencio,
en donde los silencios enmudecen.

Octavio Paz

miércoles, octubre 12, 2005

Solitario como una nube




Iba solitario como una nube
que flota sobre valles y colinas.
Cuando de pronto, ví una muchedumbre
de dorados narcisos: Se extendían
junto al lago, a la sombra de los árboles,
en danza con la brisa de la tarde.

Reunidos como estrellas que brillaran
en el cielo lechoso del verano,
Poblaban una orilla junto al agua,
dibujando un sendero ilimitado.
Miles se me ofrecían a la vista,
moviendo sus cabezas danzarinas.

El agua se ondeaba, pero ellos
mostraban una más viva alegría.
¿Cómo, si no feliz, sería un poeta
en tan clara y gozosa compañía?
Mis ojos se embebían, ignorando
que aquel prodigio suponía un bálsamo.

Porque a menudo, tendido en mi cama,
pensativo o con ánimo cansado,
los veo en el ojo interior del alma
que es la gloria del hombre solitario.
Y mi pecho recobra su hondo ritmo
y baila una vez más con los narcisos.

WILLIAM WORDSWORTH

martes, octubre 11, 2005

¿Confundiste el mar?



Cuanto tiempo he de esperar
para tenerte bajo la luna.
Besar tu piel que es de aceituna...

Cuantos años pasarán
sin que te acune como a un tesoro,
peinar tu pelo que es de oro...

Me paso la noche en vela,
como la vez primera en que te vine yo a rondar.
No quedan luces en el puerto,
así que estaré atento por si confundiste el mar...

Dices que es para mejor,
que la distancia es el olvido.
Yo solo quiero estar contigo.

No me importara esperar por tu recuerdo.
Vuelan gaviotas, guitarras, niños, amapolas...

Me paso la noche en vela
como la vez primera en que te vine yo a rondar.
No quedan luces en el puerto,
así que estaré atento por si confundiste el mar...

Que la distancia es el olvido.
Yo solo quiero estar contigo.

Me paso la noche en vela
como la vez primera en que te vine yo a rondar.
No quedan luces en el puerto,
así que estaré atento por si confundiste el mar...
El mar, el mar...


-Guaraná-

domingo, octubre 09, 2005

Aclaración

Me gustaria deciros a cuantos venís a verme y navegais con Explorer, que por no sé que extraña razón la apariencia de mi blog, se ve enrevesada y confusa. Con caracteres y tamaños anárquicos y a veces emborronados. El motivo es que yo navego con Mozilla, allí se ve todo con normalidad y no alcanzo a reparar las diferencias entre ambos navegadores.
Si alguien supiera como se puede hacer eso, le ruego me lo apunte y lo repararé de inmediato. Os agradezco a todos y más a los que me leeis mal, vuestra continua dedicación y cariño.
Para todos un abrazo. Marrakech

sábado, octubre 08, 2005

De piedra




De piedra, los que no lloran.
Yo nunca seré de piedra.
Lloraré cuando haga falta.

Canto, río, con tus aguas

De piedra, los que no gritan.
De piedra, los que no ríen.
De piedra, los que no cantan.

Yo nunca seré de piedra.
Gritaré cuando haga falta.
Reiré cuando haga falta.
Cantaré cuando haga falta.

Canto, río, con tus aguas

Espada, como tú, río.
Como tú también, espada.
También, como tú, yo, espada.

Espada, como tú, río,
blandiendo al son de tus aguas:

De piedra, los que no lloran.
De piedra, los que no gritan.
De piedra, los que no ríen.
De piedra, los que no cantan

Rafael Alberti

miércoles, octubre 05, 2005

Dímelo tú





No me vengas con que el tiempo cura todo y bla, bla, bla,
porque lo único que hace es engañar
y las heridas son las mismas, una a una y mil a mil,
escondidas pero siempre están ahí.
Y ahora dime que lo olvide, como lo olvidaste tu,
que mañana volvera a salir el sol.
Y aunque sé que nadie escapa y de haber sido lo peor,
yo también, pero tú ahora dime, como lo hago yo...
No sé bien que es lo más fácil,
no se de que agua beber,
si ser víctima en silencio, o verdugo a toda voz.
No me digas que no importa,
que fué una estupidez,
yo decido como y cuanto estrujarme el corazón.
Fuera todo lo aprendido, confianza y lo demás,
como arreglar el desastre que ahora soy.
Y aunque sé que nadie escapa y de haber sido lo peor,
yo también, pero tú ahora dime, como lo hago yo...
Y las dudas a mis años me atraviesan,
porque no sé si uno es como se ve,
con su parte mala o buena hasta los huesos,
o quizás sea tan solo, como tú me quieras ver.
Devastado como un piso por el fuego y el calor,
encharcado como nuestra habitación.
Y aunque sé que nadie escapa y de haber sido lo peor,
yo también, pero tú ahora dime, como lo hago yo...
yo también, pero tu ahora dime, como lo hago yo...


-Revólver-

sábado, octubre 01, 2005

Decir, hacer



Entre lo que veo y digo,
entre lo que digo y callo,
entre lo que callo y sueño,
entre lo que sueño y olvido:
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no,
dice lo que callo,
calla lo que digo,
sueña lo que olvido.
No es un decir, es un hacer.
Es un hacer que es un decir:
La poesía.
Se dice y se oye, es real.
Y apenas digo:
es real, se disipa.
¿Así es más real? idea palpable,
palabra impalpable:
La poesía.
Va y viene entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos y los desteje.
La poesía.
Siembra ojos en las páginas,
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan,
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír los pensamientos,
ver lo que decimos,
tocar el cuerpo de la idea.
Los ojos se cierran,
las palabras se abren.

-OCTAVIO PAZ-