miércoles, octubre 12, 2005

Solitario como una nube




Iba solitario como una nube
que flota sobre valles y colinas.
Cuando de pronto, ví una muchedumbre
de dorados narcisos: Se extendían
junto al lago, a la sombra de los árboles,
en danza con la brisa de la tarde.

Reunidos como estrellas que brillaran
en el cielo lechoso del verano,
Poblaban una orilla junto al agua,
dibujando un sendero ilimitado.
Miles se me ofrecían a la vista,
moviendo sus cabezas danzarinas.

El agua se ondeaba, pero ellos
mostraban una más viva alegría.
¿Cómo, si no feliz, sería un poeta
en tan clara y gozosa compañía?
Mis ojos se embebían, ignorando
que aquel prodigio suponía un bálsamo.

Porque a menudo, tendido en mi cama,
pensativo o con ánimo cansado,
los veo en el ojo interior del alma
que es la gloria del hombre solitario.
Y mi pecho recobra su hondo ritmo
y baila una vez más con los narcisos.

WILLIAM WORDSWORTH

8 Comments:

Anonymous leodegundia said...

Se suelen atesorar ese tipo de escenas para recrearlas de nuevo cuando por el cansancio cotidiano se necesita un poco de sosiego. Cada persona tiene su propia visión recogida en un momento de su vida y que ya no se olvida jamás.
La mía es un bosque en donde el único sonido que había era el susurro de la brisa entre los árboles.
Precioso y dulce despertar, gracias por traernos cosas tan hermosas.
Un besín mañanero

6:33 a. m.  
Anonymous Rosi said...

Estaba pensando justo lo que dice leodegundia.
Guardo para mí algunos momentos pasado en el camino.
Cuando me encuentro nerviosa o me siento inquieta busco en mi recuerdo aquella sensación de paz, aquel sonido, el olor, la libertad que se respiraba...
Necesito ir un poco más despacio. Odio las prisas.
Cada día me paro cinco minutos para entrar aquí. Percibo tu serenidad.

Un beso amigo. Que tengas un precioso día.

6:50 a. m.  
Anonymous paloma said...

Un bálsamo… todos necesitamos de ese bálsamo que nos alivie los días en que nuestro cansancio nos supera y tendidos en la cama poder rememorar, dejándonos llevar, dejando que el bálsamo nos cale muy hondo.
Besos, en un día que ha amanecido ya muy frío

9:29 a. m.  
Blogger almena said...

marrakech, qué extraordinariamente conjugadas imagen y palabras.
Un regalo para esta mañana lluviosa.
besos

11:26 a. m.  
Anonymous Trini said...

Que buena descripción, que poética manera de mostranos un paisaje de narcisos. Una preciosidad de poema.

Un abrazo

4:06 p. m.  
Blogger MAURA_ said...

Como siempre es encantador acompañarte en este tu espacio.
Un abrazo

5:41 p. m.  
Blogger marrakech said...

_LEO: Sí Leo, todos tenemos ese momento mágico que nos sobrecogió un día, que nos hizo llorar, o que se convirtió en el más precioso. Y aflora siempre cuando nos abandonamos. Viene, nos invade de nuevo y nos vuelve a emocionar. Un beso, el mío trasnochador.

_ROSI: Yo también odio las prisas peque, necesito calma, paz, tranquilidad. Y la tengo, intento recrearla siempre, intento tenerla y darla y quiero creer que lo consigo. Tus deseos me han proporcionado un precioso, aunque invernal día. Un besito sereno.

_PALOMA: Pues sí, si que lo necesitamos todos, son momentos necesarios, son terapia, son placer y nos renuevan un poco. Besin Palo.

_ALMENA: Gracias a tí por el tuyo, me lo haces cada día al venir. Un beso ya hoy nocturno.

_TRINIÁ: Sí Trini, es un hermoso poema, pero bueno, voy a mostrarte yo a ti, lo que es crear belleza con las letras... Un beso.

_MAURA: Tu compañía sí que es encantadora y muy apreciada por mí. Gracias por venir a verme. Un beso.

11:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Looking for information and found it at this great site... »

1:02 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home